Paseo por el pequeño pueblo de Saint-Carles de Peralta

El encantador pueblecito de Sant-Carles de Peralta es la puerta de entrada al norte de la isla, con sus playas salvajes de impresionante belleza y su cultura hippy, muy arraigada en la zona. Enclavado en el corazón de unas sierras áridas y resplandecientes que contrastan con la modernidad de las localidades costeras, Sant-Carles, como los demás pueblos del norte de Ibiza, conserva una autenticidad mediterránea y un ambiente bohemio que harán las delicias de los viajeros que busquen un cambio de aires. El pueblo también alberga el emblemático club Las Dalias, famoso por organizar inolvidables veladas psicotrópicas y por acoger todos los sábados un gran mercadillo hippie que se apodera del lugar con sus coloridas colgaduras y atrapasueños de ganchillo. A pocos kilómetros de Sant-Carles, podrás zambullirse en las cristalinas aguas de Aigue Blanque, Cala Nova y Cala Llenya, sublimes calas azotadas por los vientos de levante.

Tienda en Sant-Carles de Peralta

- © Pawel Kazmierczak / Shutterstock
Ibiza

✈️ ¡Vuela a Ibiza!

¡Compara precios y reserva tu billete de avión a Ibiza!
Desde
15 € / AR
Encontrar mi vuelo

¿Qué se puede visitar en Sant-Carles de Peralta?

El pequeño pueblo de Sant-Carles de Peralta no tiene muchos lugares que visitar. Sin embargo, su ambiente tranquilo y su condición de puerta de entrada a las remotas playas del norte lo convierten en un punto de encuentro predilecto, gracias sobre todo a una serie de direcciones populares entre los hippies de la isla. Bañada por la luz dorada típica del campo ibérico, Sant-Carles parece haber quedado congelada en el tiempo, un soplo de aire fresco lejos de las bulliciosas calles de Eivissa o Sant-Antoni.

Agroturismo Casa Morna Ibiza Ibiza
Booking.com

Agroturismo Casa Morna Ibiza

Fantásticos bungalows modernos, donde podrás relajarte junto a la naturaleza.
8.9 Magnífico
Desde
125 € / noche
Reserva aquí

En el corazón del pueblo, la iglesia construida en el siglo XVIII irradia belleza, con sus elegantes techos abovedados y su encantador campanario blanco enmarcado en el cielo azul. Sin embargo, tras esta encantadora visión se esconde una historia más oscura. En 1936, durante la Guerra Civil española, el cura del pueblo y su padre fueron ahorcados por las fuerzas republicanas por disparar a los soldados desde el campanario. Este episodio se relata en el libro Vida y muerte de un pueblo español, de Elliott Paul.

Iglesia de San Carlos de Peralta

- © Hans C. Schrodter / Shutterstock

El antiguo _casament _ (caserío ibicenco) de Trull de Ca n'Andreu es otro lugar histórico de Sant-Carles. Este encantador edificio blanco, cubierto de buganvillas, alberga una magnífica colección de objetos del pasado agrícola de Ibiza, así como una imponente almazara del siglo XVII. También se puede comprar** vino local** y un licor de hierbas tradicional.

Dónde comer en Sant-Carles

Para tomar una copa, no dudes en visitar el emblemático BAR ANITA, frente a la iglesia. Este encantador bistró de color ocre fue uno de los lugares favoritos de la comunidad hippie local en los años 70. Incluso les servía de buzón (aún pueden verse en el interior del bar). Elije las tapas para compartir (muy asequibles) y pide al final de la comida probar el sorprendente licor local, elaborado con cítricos, romero e hinojo. Una experiencia gustativa inolvidable.

Horario: de 7:30 a 1:00 de lunes a sábado y de 9:00 a 1:00 los domingos.

una calle de Sant-Carles de Peralta

- © Pawel Kazmierczak / Shutterstock

Para comer, también recomendamos el acogedor Ca's Pagès, un buen restaurante de barbacoa especialmente popular entre los lugareños. Bajo el bonito cenador verde de la terraza, los amantes de la carne pueden degustar buenas chuletas de cordero y deliciosos filetes de cerdo (¡las raciones son muy generosas y los precios estupendos!), todo ello acompañado de vino ibérico. Las comidas cuestan entre 13 y 20 euros.

Horario: de 13:0 a 15:30 y de 19:30 a 23:30 de miércoles a lunes.

Las Dalias

El mercadillo hippie de Las Dalias

- © Helena GARCIA HUERTAS / Shutterstock

El lugar de moda en Ibiza fundado en 1954, Las Dalias ha acogido a numerosos artistas famosos a lo largo de los años, y es toda una institución en el norte de la isla. Además de su bar-restaurante que ofrece una amplia selección de cócteles y comida sana y de moda, Las Dalias también acoge el popularísimo Mercadillo Hippie todos los sábados (y algunas noches durante la temporada de verano). En un festival de telas de colores y vapores de incienso, encontrarás una mezcolanza de artesanía local y objetos indios. Moda, espiritualidad, bienestar... ¡hay para todos los gustos!

En el plano festivo, te recomendamos encarecidamente las extravagantes veladas Namaste que se celebran todos los martes por la noche en verano. En un ambiente hippie chic desenfrenado, el local se engalana de colores vivos para acoger una fiesta a gran escala, en la que se mezclan conciertos, performances, sesiones de tarot adivinatorio y DJ sets. Las noches de discoteca se prolongan hasta las 6 de la mañana.

Sala de relax en Las Dalias

- © Munimara / Shutterstock

Playas cerca de Sant- Carles

Aigues Blanque:

Playa de Aigue Blanques, Ibiza

- © lunamarina / Shutterstock

Un largo arenal dominado por acantilados, a lo largo de un mar azul eléctrico sobre el que destacan las rocas,** Aigues Blanque es una de las playas más espléndidas de Ibiza**, situada a sólo 4 km al norte de Sant-Carles. Oficialmente nudista, es uno de los lugares donde puede hacerse un tratamiento corporal extrayendo la arcilla blanca que compone los acantilados. Mójala antes de aplicarla, déjala secar y enjúagala después en el mar. ¡Un spa en plena naturaleza!

Aigues Blanque también alberga un magnífico chiringuito a orillas del mar, el Chiringuito de Aguas Blancas, donde podrás saborear un cóctel y comer un bocadillo bajo las sombrillas mientras admiras las olas.

Playa de Aigue Blanques, Ibiza

- © lunamarina / Shutterstock

Cerca de Sant Carles también encontrarás las encantadoras playas de Cala Pada y Cala Nova. Cala Pada es una playa muy agradable, frecuentada por familias durante el día y por grupos de jóvenes músicos por la noche. Aquí se encuentra L'Amorigen, un pequeño club de playa bohemio con una colorida terraza con vistas al mar. Se recomienda tomar una copa o un helado. La comida no es excelente, salvo la pizza a la leña, que está muy buena. Dicho esto, el entorno es muy agradable y las noches de DJ set que se organizan los fines de semana son festivas y estimulantes. En temporada alta, el ferry de Santa Eulalia opera entre esta playa y Cala Pada.

Cala Nova es una pequeña bahía de arena muy bonita que a veces puede estar ventosa, que la hace zona de surf en invierno. Aquí se pueden alquilar sombrillas y tumbonas.

Cala Nova, Ibiza

- © lunamarina / Shutterstock
por Salomé Busson
¿Necesitas ayuda? Consulta la Guía.
Ibiza
Ibiza
Últimas noticias
Brujas
Arte primitivo flamenco en el Museo Groeninge de Brujas
Budapest
Los 10 mejores hoteles de Budapest
Ámsterdam
Visita la casa de Ana Franck en Ámsterdam
Todas las noticias
Mejores regiones y zonas turísticas