Bodø: vikingos, remolinos y conciertos en cuevas secretas

¿Por qué nombraron a Bodø, en Noruega, Capital Europea de la Cultura del 2024? Auroras boreales, vikingos, pastelería, torbellinos de mar, conciertos para los que hay que saber bucear y conocimientos ancestrales son los puntos de partida.

Bodø, Capital Europea de la Cultura 2024

- © Dan Marinier / Bodø2024

Bodø es un remolino

A seis millas marinas de Bodø –algo como 30 kilómetros– está el estrecho de Saltstraumen, un pedazo de agua que separa islas que alguna vez estaban conectadas por hielo. Se encuentran ahí dos fiordos y corrientes marítimas que vienen desde mares muy lejanos, tanto como el Golfo de México. Entre tres kilómetros de largo y 150 metros de ancho atraviesan algo más de 400 millones de metros cúbicos de agua marina en direcciones contrarias. Este encuentro provoca el remolino de agua que Julio Verne usó para desaparecer el Nautilus en Veinte mil leguas de viaje submarino; el mismo que Edgar Allan Poe describe como el vortex que se llevó a los hermanos de un gran marino. El Maelstrom, le han nombrado.

Aunque alguna vez sí fue un peligro para los navieros y navíos que cruzaban entre fiordos, ésta es ahora una de las grandes atracciones de Bodø. En lanchas tipo zodiac, pasajeros y tripulantes se aventuran, aproximadamente cada seis horas, entre las enormes olas revueltas creadas por los choques de corrientes y los colores que toma el mar al encontrarse las aguas heladas. Es una introducción a la forma en la que se vive aquí en el extremo norte: el frío, lo vikingo, la inaudita belleza natural, los mitos y la mezcla de los tiempos.

El Maelstrom

- © Andrei Armiagov / Shutterstock

Bodø2024

Bodø, además de ser Capital Europea de la Cultura del 2024 también es la capital de Nordland, uno de los tres condados que conforman Noruega; y a su vez es un municipio y la ciudad más grande de la región. La “mini-metrópolis del Norte”, como le llaman, es la primera del círculo ártico en tener el título de epicentro cultural del continente, que incitó a los noruegos a organizar “la fiesta más grande del mundo”.

La agenda, que prevé atraer a medio millón de visitantes, tiene más de mil actividades planeadas a lo largo del año, con inauguración en el puerto de Bodø el 3 de febrero. Los eventos, de distintas disciplinas, apuntan a ser una vía de comprensión y difusión de lo que es esta región en su núcleo: la vida del frío y la nieve, la interacción con la naturaleza de la zona, y las formas en las que la sociedad se ha organizado aquí, con especial atención a los Sàmi, los primeros habitantes de estas tierras.

La fiesta de inauguración en el puerto de Bodø.

- © DAVID ENGMO
Noruega

Vuela a Noruega

Encuentra la mejor tarifa para volar hasta Noruega
Desde
54 € / AR
Ver las ofertas

Está programado, por ejemplo, un surreal concierto de Håkon Skog Erlandsen, el jazzathlete (atleta y jazzista) que tocó el saxofón en la cima del Everest. El evento sucederá en la cueva submarina Pluragrotta, a la cual sólo se puede llegar buceando. Eso significa que los músicos, técnicos de sonido, público, prensa, todos (que no pueden ser más de 50), deberán de tener su certificado de buceo para llegar hasta el escenario el 16 de marzo.

También se realizará el ÁRRAN 360°, un festival que oscila entre una narración autóctona y la innovación tecnológica que se llevará a cabo dentro del lavvo (las viviendas típicas de los Sàmi) más grande del mundo, de unos 10 metros de alto. El proyecto que debutó en la Bienal de Venecia del 2022, consta hasta ahora de seis películas, y se ha encargado a otros seis nuevos artistas visuales sami la creación del siguiente capítulo.

Pero además de la interesante y muy diversa agenda para celebrar el nombramiento de Bodø como Capital Europea de la Cultura del 2024, esta ciudad tiene mucho que ofrecer en su estado cotidiano.

El ÁRRAN 360° en la Bienal de Venecia 2022-

- © Kasper Holgarsen / Bodø2024

¿Qué tiene de especial Bodø?

Esta ciudad, de apenas 50 mil habitantes, no es la más turística de Noruega. De hecho, muchas veces solo se conoce de paso, en la ruta escénica de Kystriksveien, para llegar a las islas Lofoten o para ver el Maelstrom. A pesar de eso –o quizá incluso gracias a– hay mucho que ver y hacer en esta pequeña ciudad del círculo ártico.

La biblioteca de Stormen, por ejemplo, fue nombrada como una de las más bonitas del mundo, y su auditorio acoge algunos de los conciertos más renombrados. Aunque la ciudad no es muy grande, hay una rica vida cultural.

De sus muchos museos y galerías, destaca la Galería de Arte Adde Zetterquist, que se encuentra dentro del Nordland National Park Centre: es un edificio magestuoso, rodeado por naturaleza que responde mucho más a este adjetivo; se exponen las obras de Per Adde y Kajsa Zetterquist, dos artistas sàmi cuyo trabajo está vinculado con la conservación del territorio y los derechos de su comunidad.

Al caminar por la ciudad, se ven cafés, boutiques y restaurantes salpicados por todas partes, y desde hace algunos años se ha hecho mucho énfasis en la gastronomía local.

Comida en Bodø

LystPå es uno de los restaurantes donde se puede degustar comida local, con un menú que se enfoca en las tradiciones y los productos del norte de Noruega, combinados con técnicas modernas. Los pescados y mariscos son centrales, pero el rey es el salmón de esta cocina.

También, desde hace algunos años, la Pastelería y Champaghería de Craig Alibone se ha vuelto referencia. El dueño y repostero aconseja a los comensales sobre qué pastelillo elegir y con qué burbujeante maridarlo.

La vida al exterior

Aunque se podría pensar que aquí, por pasar tantos meses de frío, las actividades son de interior, eso está bastante lejos de la realidad. Caminar por las calles de Bodø es como ir por un museo al aire libre, con arte urbano que se asoma inesperadamente sobre los muros de arquitectura nórdica.

Pero sobre todo, esta ciudad existe en torno a las maravillas de la naturaleza. En verano tienen el sol de medianoche, cuando el ocaso nunca sucede. Por el contrario, durante el invierno, las auroras boreales pintan la oscuridad de colores que bailan en el cielo.

© Dan Mariner / Bodø2024

Los fiordos e islas de alrededor son perfectos para quienes aman las caminatas y el senderismo. Una de las favoritas es la subida de la montaña Rønvikfjellet, desde cuya cima se ve una espectacular vista de Bodø y el espectáculo nórdico que le rodea.

Esta ciudad remolínica, donde se mezclan las tradiciones sàmi con las innovaciones escandinavas, donde parece borrarse el límite inventado entre naturaleza y civilización, estará de fiesta este año, pero la realidad es que siempre es un destino al que hay que ir para entender del frío y su gente, de muy buen pescado y la vida tan cerca del polo norte.

por Sofía Molina | Editora y redactora
Periodista mexicana apasionada por las buenas historias y los lugares recónditos, llegó a EasyViajar en septiembre del 2023 para contar lo que ha descubierto y seguir develando los secretos que este mundo tiene para ofrecer.
Últimas noticias
Nairobi
La inmensidad del Parque de Tsavo
Nairobi
Visita histórica al Museo Nacional de Kenia
Nairobi
Los elefantes del Parque Nacional de Amboseli
Nairobi
Descubra la artesanía keniata, visite el mercado masai de Nairobi
Nairobi
Visita a la mezquita Jamia de Nairobi
Todas las noticias
Mejores destinos