Tres días para descubrir Brest y sus alrededores

Es imposible limitar Finistère a Brest. Para completar su estancia en la Cité du Ponant, tendrá que aventurarse en las ciudades que la rodean. Cada una tiene su carácter, su historia y su patrimonio. Durante tres días, conquistará la costa Oeste con Brest como punto de partida. Morlaix, pequeña ciudad de aire burgués, posee un encanto propio, con sus casas iluminadas por farolillos y sus calles empedradas. Mezcla su lado tradicional con tiendas y restaurantes más modernos. Concarneau es una bonita estación balnearia con puerto pesquero y deportivo. Es conocida sobre todo por su ciudad amurallada. Por último, Brest, que no necesita presentación, será el centro de este itinerario. Este pequeño rincón del mundo alberga tanto reliquias como atracciones más modernas. Aunque todas las ciudades pueden visitarse en un día, no dude en prolongar su estancia para conocerlas mejor. Durante tres días, déjese llevar por los paisajes del Finisterre. Un panorama 100% bretón.

Le château de Brest

- © LianeM / Shutterstock

Día 1: Brest, hasta donde alcanza la vista

La ruta comienza en Brest. Empiece por el primer teleférico urbano de Francia, inaugurado a finales de 2016. En solo unos minutos, dominará la base naval y cruzará el río Penfeld, que divide la ciudad en dos. El teleférico te lleva a los Ateliers des Capucins. Este vasto complejo de 25.000 m2 está ubicado en un antiguo emplazamiento industrial. Abierto desde 2016, es el mayor espacio cubierto de Europa y una mina cultural donde disfrutar de un museo futurista, actividades de RV, un cine, exposiciones de arte...

Teleférico de Brest

- © Modesto3 / 123RF

A continuación, nos alejamos del centro de Brest para descubrir su pequeña perla al final: Pointe Saint-Mathieu. El trayecto hasta Pointe Saint-Mathieu dura unos 40 minutos.

Vista aérea de Pointe Saint-Mathieu.

- © Alexandre G. ROSA / Shutterstock

El faro de Saint-Mathieu

¿Qué ver?

El faro de Saint-Mathieu y su abadía: visita obligada y figura emblemática utilizada a menudo en los medios de comunicación, el faro de Saint-Mathieu se alza orgulloso a 37 metros de altura. Anclado en el cabo del mismo nombre que el faro, se encuentra en el municipio de Plougonvelin (en el extremo occidental de Bretaña) y es el lugar soñado por todos los visitantes. La costa es completamente salvaje y escarpada, con rocas escarpadas y una antigua abadía que data del siglo XI. Puede visitar el faro y la abadía (hoy museo dedicado a los marineros desaparecidos) todos los días excepto el martes.

El faro de Saint-Mathieu

- © Richard Semik / Shutterstock

En cuanto al faro, hay que subir los 163 escalones (y una escalera al final del recorrido, ¡cuidado con los acrofóbicos!) para disfrutar de una magnífica vista de todo el litoral, la abadía y el semáforo. Después de visitar el museo y el faro, es hora de dar un paseo por los alrededores. El sendero del litoral permite contemplar a vista de pájaro estos monumentos y el litoral bretón. Una vista magnífica.

Interior de la abadía de Saint-Mathieu.

- © Rolf E. Staerk / Shutterstock
Best Western Plus Europe Hôtel Brest Brest
Booking

Best Western Plus Europe Hôtel Brest

Un flamante Best Western en el centro de Brest
8 Muy buena
Desde
98 € / noche
Reserve

Día 2: Morlaix

Duración del trayecto: de Brest a Morlaix, 40 minutos en coche

"Si te muerden, muérdeles" es el famoso y bastante original lema de Morlaix. Esta frase recuerda las incursiones inglesas de siglos pasados. Su situación geográfica ha sido durante mucho tiempo el lugar preferido de los habitantes del otro lado del Canal de la Mancha. En el lugar se pueden encontrar vestigios de este periodo de asalto, como el Fort du Taureau. También merece la pena visitar las encantadoras residencias, edificios religiosos, casas iluminadas por faroles y boutiques de la ciudad.

Morlaix, atravesada por el río Morlaix

- © art_of_sun / Shutterstock

Ideas de visitas y algunas direcciones:

  • L'espace des sciences: abierto todo el año, este centro promueve la cultura científica e industrial de la ciudad. Ocupa una antigua fábrica de tabaco. Aquí se celebran numerosos actos, como encuentros entre el público y los científicos, conferencias y actividades escolares.

Puente de Morlaix y casas tradicionales con entramado de madera

- © Antonio Filippi / Shutterstock
  • La Maison Le Goff: esta fábrica de galletas ética y respetuosa con el medio ambiente produce las famosas galletas bretonas, famosas en toda Francia. Le encantarán sus galletas, galletas saladas de aperitivo y galletas nutritivas. En resumen, ¡una dirección que no debe perderse!

  • La maison Pénanault: testimonio del pasado de Morlaix, esta casa solariega de esquisto y granito alberga una exposición interactiva, un hermoso entramado de madera que sólo puede verse durante una visita guiada, y la oficina de turismo. Visitas guiadas todo el año (4 euros).

Viaducto de Morlaix

- © Philippe PATERNOLLI / Shutterstock

Día 3: Concarneau

Vue aérienne sur la Ville Close fortifiée par Vauban, et sur le port.

- © Boris Stroujko / Shutterstock

Apodada la "Ciudad Azul", Concarneau es típicamente bretona, con sus puertos pesqueros y deportivos, edificios antiguos, restos de fortificaciones, senderos costeros, playas y calas...

La fortification de la Ville CLose

- © andre quinou / Shutterstock

Ideas de visitas y algunas direcciones:

  • La ciudad amurallada: centro histórico de Concarneau, atrae desde hace años a miles de turistas de todo el mundo. El campanario, de 1906, y la Casa del Gobernador son los monumentos más emblemáticos de la ciudad. Una sala de exposiciones temporales de la Maison du Patrimoine se exhibe aquí desde 2005.

El casco antiguo de Concarneau en la ciudad amurallada

- © Rolf E. Staerk / Shutterstock
  • el museo de la pesca: este museo cuenta la historia de las tradiciones marítimas locales, las técnicas de pesca y la conservación del pescado. Lo más destacado es su sala inmersiva donde se puede experimentar el mundo de la pesca. Los niños pueden celebrar su cumpleaños en el museo.

  • La Conserverie Courtin: esta conservera es una de las más antiguas de Bretaña y forma parte del patrimonio gastronómico de la ciudad. En su interior encontrará un pequeño museo y una zona donde podrá degustar, por ejemplo, un delicioso confit de vieiras o una sopa de salmón.

Castillo de Kériolet

- © Yuriy Shmidt / Shutterstock
  • Castillo de Kériolet: a dos pasos del Ville Close, en las alturas de la ciudad, este castillo del siglo XIII es una joya arquitectónica. Por el momento, el castillo sólo está abierto a las visitas en grupo hasta mayo de 2023, fecha en la que abrirá sus puertas a las visitas guiadas individuales a partir de junio de 2023.

  • Restaurante Le Chantier: aquí, los amantes del pescado y el marisco local estarán encantados. El menú también ofrece tardes de tapas y platos de carne. Y no olvide la hermosa vista sobre el puerto y la Ville Close.

© Photomann7 / Shutterstock
L'Amirauté Brest Brest
Booking

L'Amirauté Brest

Un hermoso y espacioso hotel en el centro de Brest
8.8 Magnífico
Desde
113 € / noche
Reserve
por Naomi Tapiero
¿Necesitas ayuda? Consulta la Guía.
Brest
Brest
Últimas noticias
Agadir
Museo del Patrimonio Amazigh
Agadir
El Jardín de Olhao, símbolo de fraternidad entre Marruecos y Portugal
Agadir
Parque Nacional de Souss-Massa
Agadir
Puerto de Agadir
Todas las noticias
Mejores ciudades