lightbulb
© Marina VN / Shutterstock
Aix-en-Provence
Aix-en-Provence

Una escapada bucólica en la antigua capital de la Provenza

Aix-en-Provence en breve

La ciudad de Zola y Cézanne, al pie del Monte Sainte-Victoire que tanto inspiró al pintor, pretende ser la imagen de la "Provenza por excelencia". Y no se puede negar que, entre los coloridos mercados del centro histórico, los bellos hoteles del siglo XVIII y el sombreado paseo del Cours Mirabeau, la capital universitaria y judicial es también una ciudad provenzal donde se vive bien.

Comencemos nuestra visita paseando por las calles peatonales del centro histórico. Con el sonar de borboteo, pronto nos damos cuenta de que el agua está en el corazón de la historia de Aix-en-Provence. Gracias a los manantiales calientes y fríos que riegan la zona, los romanos pudieron desarrollar lo que en su día se llamó Aquae Sextiae, que significa "las aguas de Sextius".

Hoy en día, la ciudad cuenta con decenas de fuentes, cada una con su propia historia. Pasea por sus calles para descubrir la Fuente de los Cuatro Delfines, la Fuente de las Fontêtes o la Fuente de los Tres Ormeaux. Terminada en 1860, la Fuente de la Rotonde es uno de los monumentos más emblemáticos de Aix-en-Provence, sobre todo por sus impresionantes dimensiones.

La fuente Rotonde en Aix-en-Provence.

- © Suchan / Shutterstock

También puedes pasear por el Cours Mirabeau, una amplia avenida bordeada de árboles y que alberga otras tres fuentes. Es una de las zonas más animadas y populares de la ciudad. Originalmente era un paseo para la aristocracia, construido especialmente para acoger carruajes. Las familias más prominentes de la nobleza construyeron suntuosas residencias con fachadas ricamente decoradas a lo largo de este recorrido.

A tiro de piedra se encuentra el Museo Granet, ubicado en el antiguo Palacio de Malte. Aquí se pueden admirar colecciones de obras de arte de los siglos XIV al XX, entre ellas cuadros de Paul Cézanne y Jean Auguste Dominique Ingres. Con más de 140 edificios declarados monumentos históricos, Aix-en-Provence es un auténtico museo al aire libre. El clima, muy agradable, invita a relajarse. La Cathédrale Saint-Sauveur, por ejemplo, es un monumento único que combina los estilos románico y gótico.

El Cours Mirabeau de Aix-en-Provence.

- © Sterling Images / Shutterstock

Aix-en-Provence es sinónimo de acentos meridionales, sol y... ¡mercados, por supuesto! En Aix hay casi uno cada día, así que no te faltará dónde elegir. Los martes, jueves y sábados, recoge fruta y verdura en la plaza Richelme y pasa por detrás de la oficina de correos para comprar bonitas flores. Prueba las excelentes fresas y frutas de la zona y disfruta del sol tomando algo en una de las terrazas cercanas.

Además de un mercado de alimentación, también hay un mercadillo en las inmediaciones. Estos mercados ofrecen una riqueza de colores, sonidos y olores por descubrir. El ambiente cálido te transportará a una Provenza soleada donde reina la alegría de vivir.

Uno de los numerosos mercados de Aix-en-Provence.

- © ArtCranberry / Shutterstock

También puedes pasear por la Sainte Victoire, una colina cuya cima domina la ciudad de Aix al son de las cigarras... Símbolo de la Provenza, es un lugar muy frecuentado para practicar senderismo y escalada. Desde lo alto, la vista de los pueblos y paisajes provenzales es impresionante. También fue el tema predilecto de los cuadros de Paul Cézanne, cuya vida dejó una huella indeleble en Aix-en-Provence: incluso puedes visitar su estudio y sus diferentes viviendas repartidas por la ciudad.

Un poco más lejos, entre el pueblo de Vauvenargues y el monte Sainte Victoire, también podrás visitar el castillo adquirido por Picasso en 1958, donde pintó algunas de sus obras y donde fue enterrado a su muerte.

Sigue después de la publicidad
Sigue después de la publicidad

Últimos artículos

Un fin de semana en Aix, la Provenza que nos gusta
Aix-en-Provence

Un fin de semana en Aix, la Provenza que nos gusta

¿Necesitas un poco de sol y relajación? Tenemos la solución. Ve a Aix-en-Provence, joya de la corona del sur de Francia, donde el sol no deja de brillar y donde la vida siempre es...
Tras las huellas de Paul Cézanne en Aix-en-Provence
Aix-en-Provence

Tras las huellas de Paul Cézanne en Aix-en-Provence

"Cuando naces allí, todo se acaba, no te acuerdas de nada", así describió Paul Cézanne Aix-en-Provence y sus alrededores, que exploró en su adolescencia, pero que, aún hoy, la ciudad...

Qué ver

Todos los artículos

¿Cómo llegar?

Puedes llegar a Aix-en-Provence desde España en tren, autobús, coche o avión. Desde ciudades como Barcelona, Madrid o Valencia, hay opciones de transporte. Por ejemplo, puedes tomar un tren desde Madrid a Aix-en-Provence, que suele tardar alrededor de 7 horas y 43 minutos.
Desde Barcelona se puede llegar en 4 horas y 34 minutos.

También hay vuelos desde varias ciudades españolas a Aix-en-Provence.

Aix-en-Provence

🚆 Tu viaje de Barcelona a Aix-en-Provence en tren o autobús

Aix-en-Provence, joya provenzal de arte y vida apacible, donde historia, cultura y naturaleza se entrelazan armoniosamente
Desde
40 € / persona
Ver las ofertas

¿Dónde alojarse?

Puede que Aix-en-Provence no sea una ciudad muy grande, pero atrae a muchos turistas durante todo el año, por lo que cuenta con un gran número de hoteles, de todos los estándares. Tampoco tendrás problemas para encontrar pisos, bed and breakfasts e incluso alojamientos insólitos.

10 hoteles con encanto en Aix-en-Provence
Aix-en-Provence
10 hoteles con encanto en Aix-en-Provence
Aix-en-Provence atrae a turistas de todo el mundo que vienen a descubrir su impresionante patrimonio y la campiña provenzal que la rodea. Por ello, la ciudad ha construido un gran...

Información práctica

Visitas

La mejor manera de descubrir Aix-en-Provence es paseando por las callejuelas del centro histórico, recorriendo los puestos del mercado o tomando un café en una terraza. Así es el Sur: hay que tomarse su tiempo. Por supuesto, hay algunos monumentos y museos que no debe perderse, por lo que te sugerimos que adquieras la tarjeta Aix-en-Provence City Pass. Cuesta 25 euros por 24 horas, 34 euros por 48 horas y 43 euros por 72 horas, y te da acceso a 14 museos y lugares turísticos imprescindibles, así como a visitas guiadas, un viaje en el trenecito turístico e incluso una búsqueda del tesoro por la ciudad. También te ofrece descuentos en algunos restaurantes y tiendas, y tarifas reducidas en determinadas visitas. Por último, te permite utilizar el transporte público de forma ilimitada. Puedes obtenerla en la Oficina de Turismo de Aix-en-Provence o directamente en línea.

El mejor periodo

Aix-en-Provence es sin duda una de las ciudades más soleadas de Francia, con 300 días de sol al año, por lo que se puede visitar durante todo el año, lo que la convierte en un lugar ideal para pasar un fin de semana de invierno en la soleada Provenza. Eso sí, ¡el Mistral no sólo sopla en Marsella! La primavera y el otoño son las estaciones más agradables, con temperaturas suaves y la posibilidad de pasear por el centro de la ciudad o hacer senderismo hasta la cima de Sainte-Victoire sin pasar demasiado frío... o demasiado calor. En verano, el mercurio puede subir muy rápidamente, convirtiendo cada salida en un calvario.

Seguridad

Aix-en-Provence es una ciudad más bien burguesa, sin problemas particulares de seguridad. Como en todas partes, hay que evitar mostrar objetos de valor y ser prudente, pero todo debería ir bien.

Qué comer

Sinfonía de colores, olores y sabores, la cocina provenzal merece por sí sola el viaje. Verduras de colores, aceitunas y aceite de oliva, condimentos y hierbas aromáticas, las anchoas son siempre las notas dominantes. Las especialidades de carne y charcutería, y por supuesto el pescado, también se han convertido en elementos esenciales del arte de vivir provenzal. En cuanto a los dulces, no faltan las mieles y mermeladas, por no hablar de los famosos calissons d'Aix. Para brindar hay pastis y vinos locales.

¿Qué llevarse de vuelta?

Como recuerdo, piensa en los tejidos provenzales, confeccionados según tradiciones que se remontan al siglo XVII. Chales, bufandas y accesorios de moda de la región se venden hoy en todo el mundo, pero son originarios de aquí. Una bolsita de lavanda también puede ser una buena idea, ya que perfumará su casa durante varios meses. Para regalo, jabones marselleses o una botella de pastis. Por supuesto, ¡no olvides llevarte una caja (o varias) de calissons!

¿Qué ver en Aix-en-Provence?

La región de Aix-en-Provence está llena de lugares bonitos por descubrir. Puedes pasar un día en Marsella, por ejemplo, o dirigirse a la Côte Bleue para disfrutar de sus calas y playas (ahí están Cassis, Toulon, Niza y Cannes). También puedes aprovechar tu estancia en la región para adentrarse en la Provenza, tierra de olivos y lavanda, y descubrir pintorescos pueblecitos al son de las cigarras. Aix-en-Provence también está muy cerca del Parque Natural Regional del Luberon. Tampoco está lejos deAviñón.

lightbulb_outline Consejo del redactor

Las calles y callejuelas de Aix-en-Provence son estrechas, sinuosas y a menudo de sentido único, o incluso cerradas al tráfico, así que evita conducir hacia el centro de la ciudad en la medida de lo posible. En general, todo se puede hacer a pie, y hay autobuses que te llevarán más lejos del centro histórico.

explore pruebe nuestros comparadores

Últimas noticias
Brujas
Arte primitivo flamenco en el Museo Groeninge de Brujas
Budapest
Los 10 mejores hoteles de Budapest
Ámsterdam
Visita la casa de Ana Franck en Ámsterdam
Ajaccio
Tras las huellas de Napoleón Bonaparte
Todas las noticias
Mejores destinos
Santorini
Santorini
Londres
Londres
Andalucía
Andalucía
París
París
Tenerife
Tenerife
Nueva York
Nueva York