La Loja de la Seda: riqueza e historia en un edificio gótico.

La Lonja de la Seda –que heredó su nombre porque aquí se comerciaba este material– fue construida entre 1482 y 1533 y es una obra maestra de la arquitectura gótica tardía. Ahora Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO, es una muestra del poder y riqueza que tenía Valencia en los siglos XV y XVI.

La fachada de la Lonja de la Seda.

- © saiko3p / Shutterstock

La historia del lugar

Valencia es la tercera ciudad más grande de España, y eso lo logró, en gran parte, porque desde su comienzo fue un punto importantísimo de comercio. Desde la época romana, la en aquel entonces Valentia Edetanorum ya fungía un papel vital para conectar los intercambios entre Roma y las provincias mediterráneas del norte. Su ubicación, en la costa este del país, la hace un punto estratégico.

Una de las evidencias de este poder es la Lonja de la Seda, edificada entre 1482 y 1533. Su mera existencia se entiende como el resultado de la prosperidad comercial que Valencia consiguió en el siglo XV. Aun cuando la economía local pasaba por tiempos difíciles –causados por las conquistas de América–, en Valencia había un fuerte poder comercial. Este edificio demostraba el prestigio de la burguesía valenciana y el gran desarrollo social alcanzada en la Baja Edad Media.

El ostento de la construcción mostraba la prosperidad de la ciudad.

- © Kiev.Victor / Shutterstock

Antes de ésta, había otra lonja –como le dicen particularmente en el norte de España a los lugares donde se reúnen los comerciantes y a los locales de venta de productos al mayoreo– que dejó de ser suficiente para prosperidad de la ciudad, así que el Consell de la Ciutat y los arquitectos Pere Compte y Joan Ivarra pensaron en este magnífico lugar –ahora reconocido como uno de los edificios más imponentes e importantes de la ciudad– para darle espacio a aquello que estaba llevando a Valencia a la gloria.

La arquitectura

Durante el tiempo de la Corona de Aragón, las lonjas se construían con un esquema específico: Tenían que formarse por una gran sala que solo se interrumpiera por las columnas que soportan el techo. Pero hicieron mucho más que eso.

Se compone de cuatro partes: la Torre, donde había un calabozo para los ladrones de seda y los mercaderes poco honrados; la Sala del Consulado del Mar; la Sala de Contratación o Salón Columnario, donde se hacían los tratos; y el Patio de los Naranjos, una terraza con árboles y una fuente que articula las otras tres zonas.

La construcción típica de las lojas constaba en un gran salón con columnas.

- © Paolo Certo / Shutterstock

La superficie del monumento abarca más de dos mil metros cuadrados, lo cual es de por sí sorprendente, pero no tanto como las altísimas bóvedas de la Sala de Contratación, que se levantan casi 18 metros hacia el cielo, con columnas de piedra con detalles que las hacen parecer torcidas, como dulces de regaliz larguísimos que después se abren hacia unos cuadrados cóncavos que parecen casi esferas, conectados por estos nervios que salen de las columnas y detallados con sellos en los entrecruces.

Las columnas que se desprenden hacia las bóvedas.

- © Rafesmar / Wikipedia.org

Aunque esta sala suele ser la atracción principal de la Lonja de la Seda, la realidad es que cada uno de los cuatro espacios tiene su propio atractivo. Diseñada para mostrar la opulencia de la ciudad, cada esquina, cada centímetro, está pensado: en el patio hay gárgolas que miran a quienes se sientan en las bancas, en las paredes hay esculturas que resurgen de la piedra, en las vigas tallados en oro. Es un agasajo del siglo de oro valenciano, que quería ser mostrado sin dejar espacio a la duda.

La torre del calabozo vista desde el Patio de los Naranjos.

- © trabantos / Shutterstock

"La Lonja […] es del estilo de las lonjas catalanas del siglo XV, como la de Mallorca, pero más grande y más bella, […] es también, o sobre todo, el espacio singular y bellísimo del salón de las columnas: columnas esbeltas, helicoidales, perfectas, que se abren en veinte metros de altura para formar nervaduras y bóvedas estrelladas. Una impecable maravilla, orgullo de la ciudad y de los mercaderes que la construyeron"

–Joan Francesc Mira, escritor, sociólogo y antropólogo español.

¿Por qué ir a la Lonja?

La Lonja de la Seda fue reconocida con la alta distinción de Monumento Histórico Artístico de carácter nacional en 1931 y después, en 1996, la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad.

Pero más allá de sus galardones, este espacio es testigo de la historia y sus momentos de apogeo. Las imponentes alturas, el patio con cipreses y azares, el calabozo; cada parte que integra la Lonja cuenta historias de antaño sobre los productos que llegaban de otros mares y los tratos que se hacían sobre mesas pobladas de las sedas más finas, que un día terminarían en vestidos y vestiduras de las gentes más opulentas.

La fachada de la Lonja.

- © Helena GARCIA HUERTAS / Shutterstock

Hospédate en un lugar precioso, muy cerca de la Lonja de la Seda

Ad Hoc Monumental 1881 Valencia.
Booking.com

Ad Hoc Monumental 1881

Un clásico hotel, en el corazón de Valencia.
8.3 Muy bien
Desde
89 € /noche
Dale click y reserva

¿Cómo llegar a la Lonja?

La Lonja de la Seda está en el mero centro de Valencia, en la Plaza del Mercado, compuesta por el Mercado Central, la Lonja y la iglesia San Juan del Mercado.

Esta plaza fue un epicentro social importantísimo. Aquí no solo se compraban y vendían productos, sino que llegaba la gente de todas partes a socializar. Era, en todos los sentidos, una agroa que permitió que Valencia se desarrollara tanto.

Hoy en día los centros de interés se han diversificado, pero sigue siendo un punto importantísimo de la ciudad, y sin lugar a dudas, un área imprescindible a visitar.

Foto aérea de la Plaza del Mercado, donde la Loja está en la esquina inferior derecha.

- © saiko3p / Shutterstock

Desde la Catedral son solo cinco minutos caminando, y de la Plaza de la Reina –que es considerada como el punto central de Valencia– son solo cuatro.

Si estás más lejos y quieres usar el transporte público, puedes tomar el autobús o el tranvía. Las líneas de tranvía T1, T2 y T4 tienen paradas cercanas a la Lonja de la Seda, como la parada "La Xería." También puedes utilizar el autobús de la línea 5 o 81, que te dejará en las proximidades.

Si llegas en coche, ten en cuenta que el centro histórico de Valencia es una zona peatonal o de tráfico restringido. Puedes aparcar en un estacionamiento cercano y caminar hasta la Lonja de la Seda.

Información práctica

Horarios
- Lunes, Martes, Miércoles, Jueves, Viernes, Sábado: 10:00 to 19:00.
- Domingo, Festivos: 10:00 to 14:00.

Precio
- 2€ entrada general,
- 1€ para grupos, estudiantes, pensionistas, familias numerosas.
- Gratuita los domingos y festivos.

Consejo de la redactora:

Aprovecha la Tarjeta Turística de Valencia, con la que podrás entrar gratis a los museos y además utilizar el transporte público.

por Sofía Viramontes | Editora y redactora
Periodista mexicana apasionada por las buenas historias y los lugares recónditos, llegó a EasyViajar en septiembre del 2023 para contar lo que ha descubierto y seguir develando los secretos que este mundo tiene para ofrecer.
¿Necesitas ayuda? Consulta la Guía.
Valencia
Valencia
Leer también
Todos los sabores de Valencia: el Mercado Central
Valencia
Todos los sabores de Valencia: el Mercado Central
El Mercado Central de Valencia es el mayor mercado de productos frescos de todo Europa. Pero es muchas cosas además: es una muestra arquitectónica extraordinaria del modernismo y el...
Últimas noticias
Marrakech
Cuatro días infinitos en Marrakech
Estambul
La Cisterna Basílica, la mayor cisterna bizantina
Venecia
El puente de Rialto: entre San Marcos y San Polo
Todas las noticias
Mejores ciudades