Catedral de Milán: la joya urbana de la ciudad lombarda

La Catedral de la Natividad de la Santísima Virgen, conocida como el Duomo de Milán, es una visita obligada, si no la atracción estrella de la metrópoli milanesa. Para los más devotos, es un lugar de meditación; para los agnósticos y seguidores de otras religiones, una proeza arquitectónica que nunca se arrepentirán de haber visitado. Maravilla del gótico flamígero, contrasta con el estilo dominante en las iglesias italianas. Toda mármol, erizada de agujas, la Catedral de la Natividad de la Santísima Virgen de Milán ostenta más de 3.000 estatuas, gárgolas y macarrones. Es la tercera iglesia más grande del mundo -después de San Pedro de Roma y la catedral de Sevilla- y sus gigantescas proporciones sólo se hacen patentes al entrar en sus muros. Las interrupciones que retrasaron su construcción le hicieron finalmente un favor, y ahora está terminada, con un estilo propio. La fachada también sufrió varios cambios, y la última puerta de bronce no se instaló hasta principios del siglo XX. Parte del edificio fue dañado por los bombardeos durante la guerra y tras algunas reformas recientes, los andamios han desaparecido por completo. La catedral de Milán es una deslumbrante joya de delicadeza que merece la pena cuidar.

Vue sur la cathédrale de Milan, Il Duomo de Milano, Lombardie, Italie.

- © Jan Cattaneo / Shutterstock
Milan

✈️ Vuelos a Milán

A sólo 1h20 de París, Milán es fácilmente accesible en avión.
Desde
33 € / AR
Reserva

Un poco de historia

Es imposible perderse la espléndida Piazza del Duomo, sin duda la plaza más emblemática de la ciudad. La explanada alberga algunos de los monumentos y actividades más importantes de Milán. Justo en el centro se alza la catedral del Duomo.

La inmaculada blancura de su fachada es realmente increíble, y la riqueza de detalles y la notable precisión de sus modenaciones casi parecen haber sido talladas en encaje.

Horizonte de la ciudad en la catedral de Milán, Lombardía.

- © Noppasin Wongchum / Shutterstock

En el emplazamiento del actual Duomo se han encontrado vestigios de una capilla de principios del siglo IV, y la primera catedral se construyó aquí en el siglo V, cuando ya era el corazón religioso de Milán. El monumento se levanta en el antiguo emplazamiento de la catedral de Santa María la Mayor y la basílica de Santa Tecla, ambas dañadas por un incendio. El proyecto de construir un nuevo edificio nació a finales del siglo XIV.

Primer plano de la Madonnina en lo alto de la catedral de Milán, Lombardía, Italia.

- © Kirill Neiezhmakov / Shutterstock

Las obras comenzaron en 1387... ¡y duraron más de cuatro siglos! A partir de ese momento, una multitud de arquitectos, escultores y otros artesanos participaron en el proceso de diseño, contribuyendo al estilo distintivo del edificio, que mezcla el arte neoclásico con el gótico.

Fue en 1750 cuando la cima de la catedral fue cubierta por la gran aguja. La aguja está coronada por una estatua de cobre dorado de la Virgen María, la Madonnina, que suplica a Dios que proteja la ciudad lombarda. Este toque final le ha valido el título de tercer monumento más grande del mundo. Napoleón I había pedido que se aceleraran las obras de la fachada para preparar su coronación, pero la fachada se terminó oficialmente hasta 1814.

Un esplendor mundialmente conocido

El interior es tan rico como el exterior. Entre vidrieras, estatuas y pinturas, es fácil pasarse unas horas contemplando el lugar. Uno de los elementos más famosos es la estatua de San Bartolomé, que representa al santo con la piel al hombro para mostrar el desollamiento de su martirio... Intrigante e inquietante al mismo tiempo.

Primer plano de los detalles esculpidos de la fachada de la catedral de Milán, Duomo di Milano, Lombardía, Italia.

- © Viacheslav Lopatin / Shutterstock

La nave está formada por paneles y columnas de mármol en los que se han tallado estatuas hasta el techo. Entre ellas hay representaciones de escenas religiosas. En particular, se pueden ver restos de santos vestidos con sus atuendos de época.

Sus 52 fabulosas columnas, con sus capiteles cargados de estatuas, han sido limpiadas recientemente, iluminando aún más la alta nave abovedada. Gran parte del monumento está rodeado por una cuerda que guía a los visitantes por un recorrido preestablecido. Tranquilizador y práctico, asegúrate de llegar hasta el final para no perderte nada.

Con una sola entrada, podrás visitar la catedral, la zona arqueológica situada bajo el edificio y la cripta de San Carlos.

La fachada de la catedral de Milán, Duomo di Milano, con agujas góticas y estatuas de mármol blanco, Lombardía, Italia.

- © Julia Zavalishina / Shutterstock

Conseguir un poco de altura

Para llegar a la azotea del edificio, tienes dos opciones: o bien tomar la estrecha escalera de caracol, que honestamente no es tan difícil de acceder, o tomar la versión confort con el ascensor disponible, que es más práctica para cochecitos y personas con movilidad reducida.

Impresionante vista de las antiguas agujas góticas. El tejado de la catedral de Milán con buen tiempo, Lombardía, Italia.

- © Fusionstudio / Shutterstock

Una vez que llegas a la cima, es un deslumbramiento total. Te das un chute de vitamina D con toda la luz que se refleja en el mármol blanco y estás de enhorabuena. La plaza del Duomo, los edificios vecinos vistos desde el cielo y el panorama sobre toda la ciudad son un verdadero espectáculo. Subir a la azotea también ofrece la oportunidad de detenerse un rato en los detalles esculpidos, infinitesimales a simple vista cuando se ven desde abajo. Merece la pena pagar más.

Escultura de un león en la fachada de la catedral del Duomo de Milán (Lombardía).

- © ZanPa - Paolo Zanella / Shutterstock

Museo del Duomo

Al salir del monumento, dirígete directamente al otro lado de la calle para seguir descubriendo el lugar a través de su museo. Las exposiciones de la galería arrojan más luz sobre la historia de la catedral a través de las diversas maquetas expuestas.

Información práctica

📍 Ubicación: en pleno centro de Milán.

🚌Cómo llegar: metro (líneas 1 y 3) parada " Duomo" / tranvía (líneas 2, 3 y 14) parada "Torino"

👛Precio:

  • Acceso al tejado del Duomo, al museo y a la Pinacoteca Ambrosiana: 20 euros

  • Techo del Duomo (con ascensor): 20 euros

  • Techo del Duomo (por escaleras): 15 euros

Todos los precios están disponibles en la página web de la catedral.

👉 Reserva con antelación:

Dadas las diferentes opciones de precios, lo mejor es comprar las entradas con antelación y planificar la visita al recinto. Además, las esperas en taquilla pueden ser largas y hacerte perder el tiempo.

👗 Código de vestimenta:

Viste con modestia. Aunque el monumento sea una actividad turística emblemática, sigue siendo un lugar de culto. Por tanto, debes respetar el lugar, evitar los pantalones cortos o las faldas cortas y cubrirte el escote, los hombros y las piernas. No olvides llevar un pañuelo largo. Por lo demás, hay batas a la venta en el lugar.

Consejo del editor:

En una ola de calor, taparse más de lo necesario puede ser un poco complicado. Algunas almas generosas donan blusas que han comprado antes. Al salir, haz lo mismo y ofrece la camisola a otra persona que esté esperando: ¡es un gran servicio y no tendrás que preocuparse por ella el resto del día!

Y no olvides pasear por los tejados (aunque el precio de 12 euros no sea barato). El paseo entre los contrafuertes, las agujas, los arcos inclinados y los pináculos finamente cincelados es magnífico. Las estatuas y esculturas, que nunca fueron concebidas para ser vistas tan de cerca, están decoradas con tanto esfuerzo y detalle.

¿Dónde se puede disfrutar de un aperitivo con vistas al Duomo?

El spritz, un cóctel de naranja servido generosamente en un vaso de tallo alto con cubitos de hielo y una pajita, es muy popular entre los italianos como aperitivo y se ha extendido por todo el mundo desde hace algunos años. El ingrediente clave de la receta es el Apérol, un licor amargo que huele a sol. Pues bien, esta bebida alcohólica tiene su propio bar: la Terrazza Aperol. Se encuentra en la Piazza Duomo y es el punto de encuentro de los milaneses al caer la noche. En este entorno industrial, la decoración contrasta con la fachada exterior, pero refleja a la perfección el ambiente chic y minimalista del local. Un mostrador de diseño con materiales y curvas que recuerdan a los años 70, mobiliario contemporáneo y, arriba, una magnífica terraza donde disfrutar de una copa con vistas a la estrella de la plaza... el Duomo. En Italia, ¡el aperitivo es un arte!

¿Dónde comer cerca del Duomo?

Cuando se trata de comida, ésta es una dirección que celebra todos los productos regionales. Ensalada Caprese, pasta cocinada en todas sus formas y suculentos postres... el restaurante Dogana prepara platos típicos en la más pura tradición italiana.

¿Dónde dormir cerca?

Hotel Spadari Al Duomo 4* - Milán Milan
Booking.com

Hotel Spadari Al Duomo 4* - Milán

A sólo 150 metros de la emblemática catedral de Milán, este hotel de 4 estrellas está decorado en estilo contemporáneo.
Desde
350 €
Reserva
por Salomé Busson
¿Necesitas ayuda? Consulta la Guía.
Milan
Milan
Últimas noticias
Estambul
La legendaria Torre Gálata de Estambul
Ginebra
Un día en la ciudad medieval de Yvoire
Ginebra
Un fin de semana en Ginebra
Estambul
El increíble Palacio de Topkapi
Todas las noticias
Mejores ciudades