Oviedo: un recorrido desde arriba hacia abajo

Al visitar Oviedo, podrías dedicarle una semana entera tantas cosas como haya que ver. No obstante, ya que no todo el mundo tiene tanto tiempo libre para irse de vacaciones, hemos pensado en el plan perfecto para que disfrutes al máximo de esta bella ciudad en tan solo tres días. Un recorrido por la ciudad, una excursión a las alturas, y un plan súper divertido para acabar bien la visita. Durante estos días en Oviedo, nuestro itinerario te llevará a los lugares más emblemáticos e interesantes de la ciudad donde podrás descubrir más acerca de su historia y cultura, contemplar hermosas obras de mayor colección pública de arte de la región y desconectar de tu día a día al aire libre, con estancias en hoteles lujosos y escalas en los mejores restaurantes donde degustar la cocina asturiana. ¿Estabas en búsqueda de tu siguiente escapada? Pues aquí lo tienes, tres días en la capital del Principado de Asturias.

Las callejuelas coloridas de Oviedo, Asturias.

- © BearFotos / Shutterstock

Día 1: Oviedo ciudad

Una mañana el casco histórico

Al llegar a Oviedo nos dirigimos directamente hacia el NH Oviedo Principado, un hotel 4 estrellas de la cadena NH Hotels y nuestro alojamiento para esta noche. Dejamos las maletas y tomamos un cafecito ahí antes de empezar nuestra visita por la ciudad.

NH Oviedo Principado Oviedo
Booking.com

NH Oviedo Principado

Un hotel cuatro estrellas en el corazón de Oviedo.
8.3 Muy bien
Desde
77 €
Reserva aquí

Ya qué estamos en el centro de la ciudad, no hace falta coger un bus u otro transporte, así que vamos caminando hasta nuestra primera escala: el Parque San Francisco. Ubicado en el centro de Oviedo, se trata de uno de los sitios más emblemáticos de la ciudad​​ y uno de los parques urbanos más grandes de Asturias, con una superficie total de 90.000 m². 

El Parque de San Francisco alberga unos 955 árboles, de los que destacan 51 especies diferentes y más de 100 variedades. Dentro del parque, nos tomamos el tiempo de saludar a su habitante más fiel, Mafalda, cuya colorida estatua permanece sentada en uno de los bancos desde 2014. Al cabo de nuestro paseo en el parque, aún queda tiempo antes de que vayamos a comer. Nos dirigimos entonces en dirección de la Catedral de San Salvador.

La icónica escultura de Mafalda, en el Parque San Francisco.

- © Fotokon / Shutterstock

Enclavada en el casco histórico de Oviedo, esta magnífica catedral de estilo gótico ha sido destino de peregrinos desde antaño. Conocida también como Sancta Ovetensis, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y es el punto de inicio del Camino Primitivo que une Oviedo y Santiago de Compostela. Ya en el interior, destacamos una planta en cruz latina de tres naves, capillas y una cabecera poligonal,  además de siete espacios destinados al culto de los apóstoles en las que encontrarás retablos barrocos de influencia italiana.

Catedral de San Salvador, Oviedo

- © Ric Schafer / Shutterstock

Es la una de la tarde, así que vamos a comer. Bajando la Calle Santa Ana encontramos a unos 250m el Jardín Restaurante Floridita. Nos sentamos aquí y esperamos a que nos atiende alguien para pedir un cóctel. Mientras tanto, miramos el menú.

De tarde, hablemos de arte

Volviendo sobre nuestros pasos, remontamos la Calle Santa Ana en dirección del Museo de Bellas Artes de Asturias. El museo está instalado en un conjunto de cuatro edificios en el centro histórico de Oviedo. Estos son el Palacio de Velarde, la Casa de Oviedo-Portal, el edificio de la Ampliación y un último edificio de mediados del siglo XX destinado principalmente a oficinas. Abrió sus puertas en el año 1980, empezando las inauguraciones sucesivas del Palacio de Velarde, la Casa de Oviedo-Portal y la Ampliación. Hoy el Museo de Bellas Artes de Asturias ofrece un recorrido por una de las mejores colecciones de arte de España en la que destacan obras de Goya, Sorolla y Picasso, entre otros.

Como principal centro museográfico del Principado, alberga en su interior la mayor colección pública de arte de la región, la cual está repartida entre los tres edificios antes mencionados. Incluye tanto exposiciones permanentes como temporales, estas últimas siendo organizadas de forma anual. Entre las exposiciones permanentes encontramos pintura española, asturiana y europea, escultura asturiana y española, artes industriales, dibujos, grabados y fotografías, además de una Colección Pedro Masaveu. Impresionante.

Día 2: Tomemos un poco de altura

Subir al Monte Naranco

El Monte del Naranco es uno de los lugares favoritos de los ovetenses para disfrutar del aire libre y practicar actividades deportivas como el senderismo. Este monte redondeado alcanza los 636 m de altura y cuenta con más de 30.000 m² de espacio natural abierto. Desde Oviedo, es posible llegar a pie a la cima del monte por una ruta de unos 16 km. Saliendo del Parque Purificación Tomás, seguimos un camino a la izquierda. Éste nos lleva hasta Ules, donde tomamos un tramo de carretera hasta la parte alta, cerca de Brañes. Girando a la derecha, tomamos los senderos que nos permiten llegar a la cima de la Llampaya.

Vista de la ciudad de Oviedo desde el mirador de la Iglesia de Santa María del Naranco.

- © saiko3p / Shutterstock

De camino a la cima del Naranco, a unos 4 km del centro urbano, nos encontramos con dos de los emblemas prerromanos de Oviedo declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: los templos católicos de Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo**. Compramos una entrada para disfrutar de la visita guiada de Santa María del Naranco, que dura aproximadamente media hora.

Iglesia de Santa María del Naranco.

- © Sergey Dzyuba / Shutterstock

Ya en la cima, tomate el tiempo para disfrutar de las extraordinarias vistas sobre la ciudad que desde ahí se pueden ver: Oviedo, Llanera, Las Regueras, e incluso parte de la región central de Asturias si el día es claro. Si consigues desviar la mirada de las hermosas vistas, verás otro de los monumentos más impresionantes que alberga el Monte.

Monumento al Sagrado Corazón de Jesús.

- © Quintanilla / Shutterstock

El Monumento al Sagrado Corazón de Jesús, con sus brazos abiertos, parece abrazar y proteger a la ciudad de Oviedo. Esta escultura, obra de Gerardo Zaragoza y Rafael Rodríguez Urrusti, es una de las más de un centenar de esculturas urbanas que pueden verse al visitar Oviedo. Sentémonos a sus pies y descansamos un rato antes de emprender el trayecto de vuelta.

Después del esfuerzo, algo de diversión

Volviendo hacia el centro de Oviedo, nos encontramos con varios restaurantes entre los cuales elegir. El Restaurante Parrilla Buenos Aires puede ser una buena opción para carnes y pescados, o tal vez la Sidrería Pichote, un local de referencia para probar la cocina asturiana, justo por debajo del Parque Purificación Tomás.

Después de comer, volvemos al hotel donde quedamos esta noche y descansamos un poco, quizás echando una siestecita, pero no por mucho tiempo ya que tenemos un divertido plan a última hora de la tarde: una ópera en el Teatro Campoamor

Fachada principal del famoso teatro Campoamor.

- © Jose Miguel Sanchez / Shutterstock
Silken Monumental Naranco Oviedo
Booking.com

Silken Monumental Naranco

Un moderno hotel, con todas las instalaciones que se buscan.
8.5 Muy bien
Desde
81 € /noche
Reserva aquí

Día 3: Fauna y flora a tiro de piedra

Tomar un brunch en Oviedo

Para nosotras, ¡el domingo va de par con el brunch! Por eso, hoy te llevamos a uno de los mejores sitios en Oviedo donde se hace un almuerzo los fines de semana. Cogemos las maletas y nos dirigimos hacia el hotel Barceló Oviedo Cervantes, albergue del restaurante La Palmera del Indiano.

El Brunch Club ofrece una selección de platos dulces y salados, todos ellos elaborados con ingredientes de primera calidad para una experiencia de brunch exclusiva. Si te gusta esta tendencia gastronómica, seguro que te enamorarás del lugar, decorado con grandes sillones, mesas y plantas tropicales. Y si quieres seguir disfrutando del lugar, el Lobby Bar te propone una amplia selección de cócteles creativos para el afterbrunch.

Un domingo en el zoo

Sea cuanto sea el tiempo que te quedes disfrutando del brunch o after, en cuanto hayas terminado nos vamos en dirección de nuestra última actividad: una visita a El Bosque. Ubicado en San Esteban de las Cruces, es un parque zoológico en el que se trata de rescatar y recuperar animales que se encontraban en situaciones de maltrato o condiciones peligrosas. Monos de Madagascar, lémures, linces, puercoespines, lobos, ciervos, coatíes... son muchas las especies que ahí encontrarás.

Este núcleo zoológico nació con el objetivo de dar una nueva oportunidad a animales rescatados, algo que consiguen mediante adopciones o donaciones por parte del público, y a través de las visitas que proponen de las instalaciones. Si quieres visitar el zoológico sin guía, hay un circuito de unos 400 m de recorrido a lo largo del cual existen paneles indicativos tanto de flora como de fauna, así como bancos en diferentes ubicaciones del centro para sentarse, y una zona de merendero con mesas y bancos.

Sin embargo, El Bosque también ofrece visitas guiadas que duran entre dos y tres horas, dentro de las que se incluyen talleres y una visita completa a las instalaciones acompañado de un monitor o guía del propio centro, que proporciona una explicación de las especies vegetales y animales de cada recinto. Los talleres están adaptados a todas las edades. Por ejemplo, los niños pueden aprender a plantar una semilla que luego se llevan a casa y se les enseña algunas cosas básicas sobre la vida de los animales y el cuidado de la naturaleza. 

por Salomé Busson
¿Necesitas ayuda? Consulta la Guía.
Oviedo
Oviedo
Últimas noticias
Estambul
La legendaria Torre Gálata de Estambul
Ginebra
Un día en la ciudad medieval de Yvoire
Ginebra
Un fin de semana en Ginebra
Estambul
El increíble Palacio de Topkapi
Todas las noticias
Mejores ciudades