Calonge: el pueblo de la Costa Brava donde lo antiguo se mezcla con lo moderno

En el extremo oeste de Cataluña, Calonge destaca como una pequeña ciudad en donde el lejano pasado de sus orígenes se mezcla con el ambiente contemporáneo. Con las maravillas de la Costa Brava y una sensación de profunda autenticidad, este es un lugar perfecto para una escapada de un fin de semana. Sus alrededores, aún tomados por la naturaleza, harán las delicias de los senderistas, y sus playas de quienes prefieren más la quietud. Gran gastronomía, paseos históricos y mercados dominicales le dan el broche de oro a este estupendo destino.

Calonge es un paraíso atemporal en la Costa Brava.

- © funkyfrogstock / Shutterstock

Breve historia de Calonge

En el extremo este de Cataluña, en la codiciada Costa Brava, Calonge se mantiene como un vértice del tiempo donde se mezclan los siglos frente a un mar de envidia y unas playas que invitan a pasar ahí todo el día, queriendo olvidar todas las otras riquezas que este municipio tiene para ofrecer.

Los primeros habitantes de esta zona datan del siglo IV a.C, y con el paso del tiempo ha formado parte importante de distintas civilizaciones. Se sabe, por ejemplo, que los romanos adoraban Calonge para pasar sus veranos, aunque también ha sido un lugar de producción importante y un centro de comercio riquísimo.

La torre de vigilancia de San Antonio de Calonge

- © Valeriya Gallyamova / Shutterstock

Los monumentos, que aún se levantan en muy buen estado, cuentan la historia de un territorio rico y culto, al que los líderes quisieron proteger de invasiones con castillos, murallas y torres de vigilancia, que ahora son testigos del tiempo y dan a los viajeros una sensación de haberse transportado a otras épocas.

Esta localidad, de poco más de 11.000 habitantes, se puede dividir en dos: por un lado, el casco histórico medieval, en una colina, y la zona moderna y costera conocida como San Antonio de Calonge, que es un popular destino vacacional entre Platja d’Aro y Palamós.

¿Qué hacer en Calonge?

Visita el Casco antiguo y el Castillo

El Castillo de Calonge se empezó a construir en el siglo VIII de nuestra era, con el propósito de ser un punto de vigilancia, aunque tuvo su auge en el siglo XIII. La visita a este castillo permite entender la importancia de esta población, además de que muestra unas magníficas vistas panorámicas de los alrededores. También alberga el Museo de la Muñeca, con una gran colección de muñecas de porcelana. Se mantiene muy bien conservado y es uno de los emblemas de esta pequeña ciudad, donde se mezcla el pasado medieval con la vida contemporánea mientras se camina por sus calles.

Castillo de Calonge se empezó a construir en el siglo VIII.

- © Josep Curto / Shutterstock

Después, vale la pena dar un paseo tranquilo por los Parques del Castillo, donde está la ermita de Santa Helena, que también alberga mucha de la historia de Calonge.

El pasado se hace presente en otras partes de la localidad, principalmente en el Casco antiguo, que es el núcleo histórico y se llena de encanto con sus callecitas estrechas de adoquín, casas de piedra y plazas donde la gente convive. Es un viaje en el tiempo en el que, por un rato, nos sentimos en la gloria de la época medieval.

Masia Torre Lloreta S.XII Calonge
Booking.com

Masia Torre Lloreta S.XII

Unas preciosas casas rurales, perfectas para grupos grandes.
9.2 Fantástico
Desde
378 € /noche
Reserva aquí

Aprovecha las maravillas de la naturaleza

Además de las encantadoras calles, Calonge tiene unos fantásticos espacios naturales, especialmente buenos para quienes disfrutan del senderismo. Con estas rutas puedes explorar la costa y el interior de la región. El Camino de Ronda sigue la línea de la costa y es una excelente opción para conocer este lado más natural de la localidad.

Si no eres tanto de andar a pie y más bien lo que te gusta es el agua, Calonge también tiene actividades para ti. Su ubicación costera la hace ideal para actividades como el windsurf, paddle surf, el snorkel y también buceo.

Las playas son de sus principales atractivos, sin lugar a dudas. Las más populares son la de Sant Antoni de Calonge y Torre Valentina.

El atardecer en la playa de Calonge.

- © markswhite / Shutterstock

Disfruta de las riquezas de la gastronomía y los vinos

Si aún no eres un experto en cocina catalana, Calonge es el lugar perfecto para que te conviertas. Paellas, mariscos frescos y otras delicias se pueden encontrar en sus muchos restaurantes especializados, tanto en el casco antiguo como en la zona más moderna.

Además, Cataluña es conocida por su producción de vino, así que no te pierdas la oportunidad de conocer alguna de sus bodegas locales para degustar y aprender sobre la producción de estos elíxires locales.

La cereza encima del pastel para los foodies que visitan Calonge es el mercado dominical que se celebra en el centro de la ciudad. Aquí se ponen los mejores productores de la región para mostrar sus delicias, además de que también podrás encontrar ropa, artesanías y más.

Puesto de quesos en el Mercado de Calogne.

- © Digoarpi / Shutterstock

Calonge no es una ciudad enorme, pero sí con mucho que ofrecer. Es perfecta para un fin de semana para disfrutar en un lugar en el que se mezcla la playa con un casco medieval, la gastronomía con la enología y los senderos naturales con el desarrollo humano que ha ido dejando huella en este lugar desde hace cientos de siglos.

por Sofía Viramontes | Editora y redactora
Periodista mexicana apasionada por las buenas historias y los lugares recónditos, llegó a EasyViajar en septiembre del 2023 para contar lo que ha descubierto y seguir develando los secretos que este mundo tiene para ofrecer.
¿Necesitas ayuda? Consulta la Guía.
Costa Brava
Costa Brava
Últimas noticias
Brujas
Vista de 360° de Brujas desde lo alto del campanario
Budapest
La Basílica de San Esteban, el pico más alto del mundo
Ámsterdam
Un bucólico crucero por los canales de Ámsterdam
Todas las noticias
Mejores regiones y zonas turísticas