Cinco días en furgoneta por Lanzarote

Aunque acampar en la naturaleza está teóricamente prohibido en las Islas Canarias, las autoridades de Lanzarote suelen hacer la vista gorda y permiten a los turistas explorar los paisajes lunares de la isla en una furgoneta transformada. Lanzarote es un destino muy popular entre los aficionados a las furgonetas, que cuchichean entre sí sobre los mejores lugares para aparcar y pasar la noche. Junto al mar o en medio de volcanes, el sonido de las olas o la calma absoluta prometen noches dulces y panoramas grandiosos al despertar. Normalmente dormimos en hoteles, pero cuando nos enteramos de que Lanzarote es uno de los destinos más seguros para probar este tipo de experiencias insólitas, queríamos probarlo de inmediato. Así fue nuestro viaje de cinco días por carretera en una furgoneta transformada en Lanzarote.

© simona pilolla 2 / Shutterstock
Lanzarote

✈️ Reserva tu billete de avión a Lanzarote

Vuela a Lanzarote, donde naturaleza, cultura y arte se unen en la más encantadora de las combinaciones.
Desde
30 € /AR
Encontrar mi vuelo

Día 1: De Arrecife a Yaiza por la ruta del vino

Tras aterrizar en el aeropuerto de Arrecife la víspera, elegimos pasar nuestra primera noche en el hotel más bonito de la capital, el Arrecife Gran Hotel & Spa de cinco estrellas. Aun así, ¡no queríamos desorientarnos demasiado rápido!

Arrecife Gran 5* Hotel & Spa Arrecife
Booking.com

Arrecife Gran 5* Hotel & Spa

Piscina cubierta, habitaciones con vistas al mar, restaurante en la azotea... Este magnífico hotel de 5 estrellas en Arrecife le encantará.
8.6 Magnífico
Desde
141 € / noche
Haz tu reservación

Tras una noche de sueño reparador y un desayuno en la azotea del hotel, volvemos a las calles de Arrecife. Todavía nos queda algo de tiempo antes de recoger nuestro vehículo, así que aprovechamos para echar un vistazo por la ciudad. Desde el paseo marítimo pasamos por el Castillo de San Gabriel antes de llegar al Charco de San Ginés y sus barcos multicolores. También nos adentramos en las callejuelas bordeadas de casas blancas con contraventanas azules para admirar la arquitectura típica de la iglesia de San Ginés. Por desgracia, no tendremos tiempo de visitar el MIAC (Museo Internacional de Arte Contemporáneo), ¡una verdadera lástima!

El Charco de San Ginés en Arrecife, con la iglesia de San Ginés al fondo.

- © Sopotnicki / Shutterstock

Después de recoger nuestro coche (encontramos uno en Booking.com, pero es realmente pequeño, así que probablemente encontrarás algo mejor en Yescapa, nos pusimos en camino hacia la Fundación César Manrique, a sólo 10 minutos de Arrecife. Se trata de la antigua casa del famoso artista lanzeroteño, diseñada por él mismo. Construida sobre una antigua colada de lava, la casa se funde con su entorno, y algunas de las habitaciones están alojadas directamente en burbujas volcánicas. La visita también es una excelente oportunidad para aprender más sobre la vida de la personalidad más querida de Lanzarote.

Una habitación de la Fundación César Manrique construida en una burbuja volcánica.

- © Jef Wodniack / Shutterstock

¡El tiempo ha volado y ya es hora de comer! Nos dirigimos a San Bartolomé, uno de los pueblos más bonitos de Lanzarote. Por desgracia, la bonita terraza del Bar la Plaza está llena, así que regresamos al delicioso Restaurante La Barraca, donde nos deleitamos con croquetas y paella por muy poco dinero.

Con la barriga llena, continuamos nuestro recorrido por César Manrique dirigiéndonos a la Casa Museo del Campesino, donde nos recibe el monumento a la Fertilidad. Fue creado por el artista a partir de antiguos contenedores de agua de veleros y otros objetos. Al lado, la Casa Museo del Campesino, de arquitectura tradicional lanzaroteña, presenta los oficios típicos de la isla.

El Monumento a la Fertilidad a la derecha y la Casa Museo del Campesino a la izquierda.

- © MisterStock / Shutterstock

La Casa Museo del Campesino se encuentra a la entrada de la ruta del vino de Lanzarote, en la LZ-30. Aquí, las viñas crecen justo sobre la arena volcánica, protegidas del viento por un bajo muro de piedra. Si a esto añadimos los volcanes de fondo, nos encontramos en medio de paisajes tan bellos como extraños.

Las bodegas están diseminadas a lo largo de la ruta. Nos gustó la bodega Rubicón, que ofrece vinos económicos por copas y una visita gratuita a su bodega. Nuestra favorita es la más antigua, El Grifo, que alberga un museo sobre la historia del vino en Lanzarote. En nuestra opinión, las demás tienen poco interés, aparte de la bodega La Geria, que ofrece una gran vista de los viñedos.

Los viñedos de La Geria en Lanzarote.

- © Sopotnicki / Shutterstock

Cenamos en el encantador pueblo de Yaiza, en La Bodega de Santiago, donde la comida es un poco cara pero de gran calidad, y la terraza es muy agradable.

Llegó el momento de encontrar un lugar donde dormir para nuestra primera noche en una furgoneta transformada. Encontramos un sitio interesante en park4night, un lugar tranquilo al final de un camino de tierra, en medio del mar de lava, con los volcanes de Timanfaya como telón de fondo. Está aquí en Google Maps (usa la vista de satélite para encontrarlo mejor). Es un lugar magnífico, y se ven las estrellas perfectamente. Al tumbarte en la furgoneta, sabes que va a ser una noche apacible.

Día 2: Playas y volcanes

Esta mañana nos levantamos al amanecer para ver salir el sol sobre los volcanes: ¡créenos, merece la pena! Observamos cómo se ilumina el cielo y la naturaleza mientras disfrutamos de nuestro desayuno. Pero no queremos demorarnos demasiado, ya que queremos llegar al Parque Nacional de Timanfaya antes de que abra, a las 9:30 de la mañana, paraevitar las aglomeraciones. El camino hacia el parque ya ofrece una muestra de sus maravillas naturales.

Nos hubiera gustado poder explorar el parque a pie, pero no es posible sin reserva, así que tendremos que conformarnos con la visita en autobús. Nos lleva a través de unos paisajes increíbles que parecen sacados de una película de ciencia ficción, y los comentarios nos dan la oportunidad de saber más sobre las Montañas de Fuego. Al final de la excursión, era un poco pronto para disfrutar de pollo asado directamente sobre una falla volcánica en el restaurante El Diablo, pero el personal demostró laactividad geotérmica de la zona creando géiseres y quemando paja en el suelo.

La actividad volcánica del Parque Nacional de Timanfaya es claramente visible.

- © travelview / Shutterstock

Dejamos el Parque Nacional de Timanfaya, ¡pero seguimos con ganas de volcanes! Así que nos dispusimos a subir a la Caldera Blanca, el mayor cráter de las Islas Canarias, con 1.200 metros de diámetro. No somos grandes caminantes, así que tuvimos que hacer algunos descansos durante la ascensión: aprovechamos para admirar la magnífica vista sobre el océano y los volcanes de Timanfaya. Y eso es sólo una muestra de lo que nos espera en la cima... De hecho, hasta que no llegamos a la cima no nos damos cuenta de que el cráter es realmente gigantesco. Sentimos nuestra pequeñes mientras merendamos frente a este monstruo natural. Sin duda, es una de las mejores excursiones de Lanzarote.

Vista del cráter desde la cima de la Caldera Blanca.

- © Stefano Zaccaria / Shutterstock

Después del esfuerzo, ¡la comodidad! ¿Qué mejor manera de recuperarse de una caminata que tomando el sol en una playa paradisíaca? Elegimos la playa de Papagayo, una de las más bellas de Lanzarote. El largo camino de arena que conduce a ella disuade a muchos visitantes, por lo que rara vez está abarrotada. Alternando baños en agua y los de sol, nos quedamos hasta el atardecer para disfrutar de la puesta de sol sobre las islas de Los Lobos y Fuerteventura. ¡Qué espectáculo!

La plage de Papagayo à Lanzarote.

- © Josu Ozkaritz / Shutterstock

Para cenar, nos dirigimos a la localidad costera de Playa Blanca, cuyo paseo marítimo está repleto de restaurantes. Muchos de ellos son trampas para turistas, pero encontramos algo de nuestro agrado en el Restaurante Grill Volcan De Timanfaya, que, aunque no es una gran comida, fue un placer comer con vistas al océano. Luego nos dirigimos a un lugar que habíamos visto durante el día, junto a las salinas de Janubio (está aquí en Google Maps). A diferencia del día anterior, allí no estamos solos, pero es un sitio muy bonito y nos dormimos con el sonido de las olas.

Las salinas de Janubio, cerca de El Golfo.

- © NICOLA MESSANA PHOTOS / Shutterstock

Día 3: De El Golfo a Haría

Como estamos justo al lado, la primera parada de este nuevo día serán las salinas de Janubio. La luz de la mañana tiñe las aguas poco profundas de azul, morado y rosa en una espléndida gradación. La ruta continúa hacia Los Hervideros, cuevas volcánicas creadas por las erupciones del siglo XVIII, en las que las olas del Atlántico chocan y chocan: ¡es impresionante!

Por último, llegamos al pueblo de El Golfo, sin perdernos una excursión a la laguna verde, un antiguo cráter volcánico al que se infiltra el agua de mar y se pinta de colores bizarros por las algas que han colonizado el lago.

La laguna verde de Lanzarote.

- © Sybille Reuter / Shutterstock

Después de nuestra excursión de ayer, no queda duda: ¡la mejor forma de descubrir Lanzarote es a pie! Así que aquí estamos, en el sendero costero de El Golfo, que serpentea a lo largo de la costa a través de las rocas negras del mar de lava. Conduce a la playa del Paso, una playa salvaje donde la espuma lame la arena intensamente negra. Está prohibido bañarse debido a las corrientes, pero merece la pena tomarse un momento para contemplar el horizonte. A continuación, el sendero abandona la costa para llegar a Montaña Quemada. El único esfuerzo de la ruta es subir a su cima, el resto es llano, y nos recibe una magnífica panorámica del Atlántico y Timanfaya.

Playa del Paso en la senda costera.

- © Vesna Kriznar / Shutterstock

Es la hora de comer cuando regresamos a El Golfo, y nos fijamos en el Restaurante Bogavante, que ofrece especialidades de marisco a precios asequibles y con vistas al océano. Después nos dirigimos al Jardín de Cactus, una de las obras de César Manrique, a unos cincuenta minutos. En esta antigua cantera de cenizas volcánicas, los visitantes pueden admirar más de 10.000 cactus de 1.450 especies diferentes, ¡algunos de varios metros de altura!

El Jardín de Cactus en Lanzarote.

- © Olena Tur / Shutterstock

A 15 minutos en coche, Haría es un bonito pueblo de calles estrechas bordeadas de casas blancas y palmeras. Aquí se encuentra la Casa-Museo de César Manrique, donde el artista pasó su vejez, hasta su muerte. Aunque menos impresionante que la Fundación César Manrique, merece la pena visitarla, sobre todo para ver el estudio del pintor. Por nuestra parte, apreciamos elambiente tranquilo que se respira, que invita a quedarse en la piscina o en el jardín.

La Maison-musée César Manrique à Lanzarote.

- © Stefano_G / Shutterstock

Para cuando terminemos la excursión, el sol no tardará en desaparecer. Así que nos dirigimos al Mirador de Guinate para tomar un aperitivo (que hay que llevar consigo, pues no hay bares ni tiendas en el lugar) con una impresionante vista de la isla de La Graciosa mientras el sol se oculta tras el horizonte. Quizá sea la puesta de sol más bonita que hayamos visto nunca.

Una vez caída la noche, nos dirigimos de nuevo a Haría para cenar en el Centro Cultural La Tegala, una dirección realmente buena donde nos sirvieron platos típicos canarios con una sonrisa.

Para pasar la noche, una vez más confiamos en park4night, gracias al cual encontramos un lugar encantador junto al mar (está aquí en Google Maps), cerca de nuestras actividades previstas para la mañana siguiente. El lugar no tiene capacidad para más de tres o cuatro vehículos, por lo que es bastante tranquilo y pronto caemos en los brazos de Morfeo, con el arrullo de las olas del mar.

Nuestra furgoneta aparcada junto al mar, donde dormimos.

- © Sauvane Beerli / Easyvoyage

Día 4: Norte de Lanzarote y La Graciosa

Desayunamos con vistas al mar y nos dirigimos a los Jameos del Agua, a tiro de piedra. Esta inmensa cavidad volcánica, en la que se ha formado un lago natural por infiltración de agua marina, alberga una especie de cangrejo albino única en el mundo. En los años sesenta, César Manrique lo convirtió en un centro turístico donde arte y naturaleza se dan la mano, añadiendo un bar-restaurante, dos salas de conciertos, dos pistas de baile y una piscina de agua marina. Es muy bonito, pero un poco caro para lo que es.

Los Jameos del Agua en Lanzarote.

- © natakontur / Shutterstock

Y sí, nos gusta que nuestro dinero valga la pena, ¡y para eso está la Cueva de los Verdes! Durante casi una hora, un guía nos conduce por un túnel volcánico de un kilómetro de longitud, explicándonos la formación de la cueva. En concreto, nos enteramos de que la cueva fue creada por la erupción del volcán de La Corona hace 4.000 años y que, de hecho, ¡tiene más de siete kilómetros de longitud! Se adentra en el océano, lo que le ha valido el sobrenombre de "túnel de la Atlántida". Una sorpresa aguarda a los visitantes al final de la visita, pero no esperes que te digamos de qué se trata...

La cueva de Los Verdes

- © A.Ruiz / Shutterstock

Tras enterrarnos bajo la superficie, tomemos altura: vamos al Mirador del Río, encaramado en la cima del Risco de Famara, en el extremo más septentrional de la isla. Desde fuera no se ve gran cosa, pero al entrar el aliento se corta al lleagr a la terraza panorámica. Las vistas sobre la isla de La Graciosa y todas las tonalidades de azul del cielo y el mar realmente irrumpen en la respiración.

El lugar también fue diseñado por César Manrique, y el toque del artista es reconocible en los detalles arquitectónicos. La cafetería del Mirador del Río ofrece una selección de aperitivos, pero nos apetece comer de verdad, así que nos dirigimos al bonito pueblo costero de Orzola.

Vista de la isla de La Graciosa desde el Mirador del Río.

- © Eddy Galeotti / Shutterstock

De allí sale el ferry hacia nuestro próximo destino: la isla de La Graciosa. Antes de embarcar, almorzamos con vistas al mar en el Restaurante Mirador El Roque, ¡una dirección muy buena! A continuación, subimos al ferry para una travesía de 30 minutos, pero no es posible llevar el coche. Así que dejamos nuestra furgoneta en Órzola y reservamos alojamiento de última hora en Booking.com.

Una vez en La Graciosa, nos subimos a un taxi 4x4 para visitar el diminuto pueblo de Pedro Barba. Las pocas cabañas blancas del pueblo se asoman a los acantilados de Famara de Lanzarote, de una calma impresionante. A continuación, el conductor nos lleva a los Arcos de los Caletones, arcos de roca volcánica, tallados por las olas, con vistas al océano. Finalmente, llegamos a la playa casi desierta de Las Conchas, donde nos tumbamos en la arena dorada a esperar la puesta de sol sobre los islotes deshabitados de Montaña Clara y Alegranza. El océano está bastante agitado, así que preferimos no bañarnos allí.

La playa Las Conchas à La Graciosa.

- © Wirestock Creators / Shutterstock

Al caer la noche, regresamos al pueblo principal, Caleta de Sebo, donde hemos reservado un coqueto apartamento para pasar la noche. Pero antes de irnos a la cama, cenamos en el Restaurante El Varadero Del Puerto, donde nos damos un festín de pescado frito y marisco frente a los barcos que se mecen tranquilamente en el puerto.

Día 5: mar, sol y vulcano

Al caer la noche, regresamos al pueblo principal, Caleta de Sebo, donde hemos reservado un coqueto apartamento para pasar la noche. Pero antes de irnos a la cama, cenamos en el Restaurante El Varadero Del Puerto, donde nos damos un festín de pescado frito y marisco frente a los barcos que se mecen tranquilamente en el puerto.

El pueblo de Caleta de Sebo en La Graciosa.

- © Sopotnicki / Shutterstock

Comemos en Orzola, en el mismo restaurante del día anterior (¡ya os dijimos que era una buena dirección!), antes de afrontar la subida al Monte Corona. ¿Recuerdas el Monte Corona? ¡Es el volcán cuya erupción es el origen de la Cueva de los Verdes! Es el volcán más grande de Lanzarote, pero la caminata hasta su cima no es tan dura como parece. Además, las vistas desde la cima merecen todo el esfuerzo del mundo: entre el cráter de un rojo intenso y las vistas de toda la isla, ¡no le decepcionarán!

El cráter del volcán La Corona.

- © VasquezLaboratorium / Shutterstock

Pronto llegará el momento de regresar a Arrecife para devolver nuestra furgoneta, nuestra casa móvil durante estos días por Lanzarote. Pero antes, hacemos un pequeño desvío a la playa de Famara. El trayecto en coche es impresionante: antes de llegar a la playa, te sientes como perdido en la luna, y pasas por varios pueblos blancos que parecen dormidos desde hace siglos. Por el camino, se puede disfrutar de magníficas vistas de los volcanes Timanfaya y La Corona. Una vez allí, nos espera un escenario salvaje: el arenal volcánico se extiende durante kilómetros al pie de los acantilados, mientras los surfistas cabalgan las olas del Atlántico.

La playa de Famara à Lanzarote.

- © Gianluca Piccin / Shutterstock

Se acabó, ya es hora de separarnos de nuestra lancha motora, pero nuestra estancia aún no ha terminado. Hemos reservado una última noche en un magnífico hotel de Puerto del Carmen, la localidad costera más grande de Lanzarote, elHotel Lava Beach de 5*. Justo lo que necesitamos para terminar nuestras vacaciones por todo lo alto. Piscina, playa, actividades acuáticas, restaurantes y bares... hay mucho para mantenernos ocupados en nuestra última noche. Además, la ciudad está a sólo unos minutos del aeropuerto, así que no hay riesgo de perder el avión mañana. Nos dormimos con bellas imágenes en la cabeza: playas, volcanes, pueblos blancos... y sabemos que esto no es una despedida de Lanzarote, sino un hasta pronto.

Hotel Lava Beach 5* - Puerto del Carmen Puerto del Carmen
Booking.com

Hotel Lava Beach 5* - Puerto del Carmen

Este hotel de 5 estrellas en primera línea de playa no dejará indiferente a nadie, con su spa, su piscina exterior, su restaurante bufé y sus magníficas habitaciones con vistas al mar.
9.1
Desde
217 € / noche
Haz tu reservación
por Salomé Busson
¿Necesitas ayuda? Consulta la Guía.
Lanzarote
Lanzarote
Leer también
10 hoteles con piscina en Lanzarote
Lanzarote
10 hoteles con piscina en Lanzarote
Lanzarote, la más volcánica de las Islas Canarias, es también una de las menos visitadas. A pesar de ello, cada vez son más los que llegan atraídos por sus cráteres, mares de lava...
Siete pueblos típicos que visitar en Lanzarote
Lanzarote
Siete pueblos típicos que visitar en Lanzarote
Lanzarote es una isla encantadora, modelada por el famoso César Manrique y todos sus habitantes. Sus paisajes volcánicos son realmente encantadores, y su costa de roca negra y playas...
Las cinco mejores caminatas en Lanzarote
Lanzarote
Las cinco mejores caminatas en Lanzarote
Lanzarote, la isla volcánica de las Canarias, es famosa por sus paisajes únicos, marcados por una serie de erupciones que tuvieron lugar en el siglo XVIII. Estos panoramas lunares,...
Descubra Arrecife, la capital de Lanzarote
Lanzarote
Descubra Arrecife, la capital de Lanzarote
Situada al este de Lanzarote, Arrecife es la mayor ciudad y capital de la isla, con una población de unos 60.000 habitantes. Es una bella y apacible ciudad portuaria con una próspera...
Últimas noticias
Brujas
Arte primitivo flamenco en el Museo Groeninge de Brujas
Budapest
Los 10 mejores hoteles de Budapest
Ámsterdam
Visita la casa de Ana Franck en Ámsterdam
Todas las noticias
Mejores regiones y zonas turísticas